Contratación

Cualquier empresa, pequeña, mediana o grande, familiar o multinacional, puede acceder a la contratación de un Interim Manager. La variable coste/dedicación se adapta a las necesidades de la empresa y el proyecto, y siempre es un valor altamente rentable.

El Interim Management ofrece la oportunidad de contratar a un “primer espada”, y ponerlo al alcance económico de las posibilidades de cualquier empresa.

En la primera entrevista se evalúan los deseos de la Propiedad o del Órgano de Gobierno que contrata y los plazos necesarios para cumplir los objetivos. Se estable el alcance de la dedicación en días y plazo, la remuneración del Interim Manager y el marco jurídico de relación. También se acuerda la autonomía y la posición jerárquica que mantendrá el Interim manager dentro de la compañía.Se estiman las etapas y áreas prioritarias de actuación y con los recursos necesarios. La incorporación del Interim Manager puede ser con contrato laboral o, lo que es más común con contrato comercial como autónomo por cuenta propia.

Puede ser:

  • Por horas, esporádicamente. Es la manera más económica de contratación.
  • A tiempo parcial, que establece un número de horas o días por semana durante un periodo de tiempo.
  • A tiempo completo, con dedicación de todos los días de la semana durante un periodo de tiempo determinado.

En la contratación como autónomo, el empresario no ha de incluir otros costes añadidos de seguridad social, vacaciones o indemnizaciones, ya una vez cumplidos los objetivos y plazos el Interim Manager termina su contrato con la empresa sin costes de salida.

En esta fase el Interim Manager contrasta los objetivos y plazos deseados por los posibles. Tras el análisis de la empresa, su entorno y sus recursos, el Intertim Manager establece un grado de avance del proyecto coherente con las posibilidades reales de la compañía.Si fuera necesario se reajustan los plazos y la dedicación. El Interim manager puede haber detectado otras posibilidades de la compañía e incluir objetivos añadidos, paralelos a los principales ya establecidos. De esta manera la rentabilidad del Interim Manager es superior a la prevista, minimizando su coste.

Con los resultados del análisis previo, se configura un plan de acción que incluye la estrategia a seguir y las acciones tácticas que deberá ejecutar el Interim Manager como parte del equipo directivo de la compañía.Se consensua en plan con el órgano de gobierno o la propiedad de la empresa para su inmediata puesta en acción. Durante la fase de elaboración del plan, se resuelven temas de urgencia que necesiten una actuación inmediata y/o aislada.

Esta es la fase más diferenciadora de un Interim Manager. Tras diseñar un plan de acción coherente con las posibilidades de la empresa y con los deseos del empresario, debe ejecutarlo desde dentro de la compañía.

El Interim Manager se integra como director general, gerente o directivo de un departamento u área de la empresa, gestionando al equipo y los recursos él mismo. Emplea todos sus conocimientos y experiencia en manejo de equipos para conducir al éxito en el tiempo previsto. Transfiere a la empresa su saber hacer y sus contactos y conocimientos, “impregnando” a todos con su ilusión y motivación. Provoca el cambio.

Gestiona los imprevistos aplicando los cambios necesarios al plan de acción, y reajustando los recursos para su completa adaptación a la empresa. Si detecta nuevas oportunidades las aprovecha para mejorar los resultados de su actuación.

Una vez cumplido el objetivo y/o el plazo establecido el Interim Manager prepara su salida sin ocasionar un trauma a la compañía o a los propietarios. Puede elaborar un informe final para la evaluación de los resultados cuantitativos y cualitativos y poder compararlos con los objetivos.Colabora en el proceso de selección si fuera necesario contratar a un directivo de continuidad, y forma a la persona o personas en las labores necesarias según las necesidades.

En las sucesiones familiares este proceso tiene especial importancia, seleccionando que miembro familiar es el adecuado para el puesto y organizando su formación y su asimilación a la responsabilidad adquirida.

El acuerdo comercial finaliza en este momento, no teniendo la empresa que pagar indemnizaciones ni costes añadidos. En el caso de que el empresario u órgano de gobierno no esté de acuerdo con la ejecución del plan de acción, el contrato se puede resolver unilateralmente.